Páginas vistas en total

domingo, 5 de mayo de 2013

MUNICIPIOS DE GRANADA: ALDEIRE

Aldeire se encuentra imbuido en un hermoso valle que forman dos laderas o colinas en plena cara norte de Sierra Nevada, a 1.278 metros de altitud, en la provincia de Granada (a unos 70 kilómetros de la capital y 20 de Guadix). Pertenece al Marquesado del Zenete junto con otros siete pueblos (La Calahorra, Ferreira, Alquife, Lanteira, Jeres del Marquesado, Huéneja y Dólar).
Su término municipal tiene una extensión aproximada de 6.735 hectáreas, siendo bastante montañoso e irregular. La Sierra de Aldeire es un conjunto montañoso en el que caben destacar por su altura:
-Morrón del Lobo, Collado del Lobo o Cerro de San Juan: 2.784 metros
-Morrón del Mediodía o Cuerda de Fuente Fría: 2.600 metros
-Morrón del Hornillo o Collado de Hornillos: 2.368 metros
Encontramos dos ríos en Aldeire: el de Benabre y Benejar, que acaban unidos. Estos ríos riegan la mayor parte de las tierras del pueblo. A lo largo del cauce de estos dos ríos se encuentran algunas fuentes de agua medicinal ricas en hierro y azufre, utilizadas desde tiempos remotos. Hace no demasiados años se aprovechaban los saltos naturales del río para la producción de electricidad con la que se abastecía el pueblo.
En las laderas de Sierra Nevada se asienta el granadino pueblo de Aldeire, que escalona sus casas en la pendiente de la loma del Castillo de la Caba.
Numerosos vestigios confirman que esta zona ha estado poblada desde tiempos prehistóricos.
Los yacimientos de cobre se encontraban casi a flor de tierra y esto hizo que la Cultura del Argar se asentara en estas tierras. Aunque son numerosas las referencias al pasado fenicio, romano y visigodo, el origen del actual Aldeire data del periodo árabe.
Al contrario de muchos pueblos de esta comarca, la procedencia del topónimo Aldeire está bien clara: procede del término árabe "al-Dar" («la casa») y puede aludir a algún monasterio mozárabe que en este lugar se preservara de la presión islámica al abrigo de Sierra Nevada.En la época Nazarí, gracias a su situación geográfica, estuvo alejada de la influencia cristiana, lo que provocó una mejora demográfica además de tranquilidad.
Su proximidad al Puerto de La Ragua fue sin duda decisiva para la construcción en sus inmediaciones de la fortaleza medieval conocida como Castillo de la Caba.
En 1489 se incorpora a la Corona de Castilla y en 1490 pasa a formar parte del señorío del Gran Cardenal de España, formando el Marquesado del Zenete junto con siete pueblos más.
Fue uno de los lugares donde mas violentamente se vivió la rebelión de los moriscos, en la que participó junto al Sened y La Alpujarra. De la época califal conserva el Castillo, datado en el siglo XI, aunque también se han encontrado cerámicas nazaries de los siglos XIII y XIV, en el que destaca la presencia de dos aljibes y una torre semicircular.
Aldeire también cuenta con Baños árabes, de los siglos XII y XIII. Estos siguieron la misma suerte de los del resto del Cenete: se destruyeron en 1.500 por Don Rodrigo Mendoza y se reconstruyeron posteriormente, para ser prohibidos en 1.566. a unos 100 metros del baño se encuentra la Fuente del Tiro, de donde se abastecían, siendo actualmente propiedad privada.
Paseando por el pueblo nos encontramos con la Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción, característico templo mudéjar, que alberga en su nave central un artesonado sin tirantes y un Coro del siglo XVI. Otras dos ermitas, hoy desaparecidas, contemplaban el patrimonio de este pueblo: la de las Animas y la de San Marcos.
Sus monumentos mas destacados son:
-Castillo: Este castillo pertenece a la época califal (siglo XI) y en él también se ha encontrado cerámica nazarí de los siglos XIII y XIV, como lo demuestran los numerosos materiales cerámicos que en él se han encontrado. Sufrió importantes remodelaciones en el siglo XII, teniendo su época de mayor esplendor durante el siglo XI, fecha en la que controlaba el paso del puerto de La Ragua y la frontera entre el reino de Almería y el de Granada.
Del castillo únicamente quedan dos aljibes y varios trozos de muralla con torres adosadas. Los aljibes almacenaban el agua para el uso de los moradores del castillo. Éste agua era subida por la población de Aldeire hasta allí en concepto de impuestos. Asimismo, contribuían con una carga de paja, leña y ropa para los soldados.
Según señala Pedro Antonio de Alarcón, en este castillo en los siglos XVIII y XIX se instalaron corrales de ganado, siendo ésta una de las causas de su destrozo.
-Iglesia: La iglesia parroquial está dedicada a Nuestra Señora de la Anunciación, y fue construida sobre el solar de una mezquita musulmana. En 1501 fue convertida en templo, dotándola de personal para su servicio.
Se trata de un típico templo mudéjar que ha sufrido gran cantidad de restauraciones. Consta de una nave central del siglo XVI con un artesonado sin tirantas. También hay que señalar un coro del mismo siglo, así como un órgano considerado de los más antiguos de España (se trata de un ejemplar raro que se encuentra en pésimas condiciones de conservación). En el conjunto se puede apreciar la unión del mudéjar de la primera mitad del siglo XVI y las influencias renacentistas de la época.
-Baños arabes: Se sabe que los baños árabes datan de los siglos XII y XIII y tras la conquista cristiana pasaron a ser monopolio de los señores del Zenete, lo que les suponía el ingreso de una renta anual en especie (trigo o cebada).
Fueron destruidos entre 1491 y 1500 por orden de Don Rodrigo de Mendoza, como represalia por no querer pagar los vecinos de Aldeire los tributos exigidos para la construcción del palacio de La Calahorra.
 En 1530 fueron reconstruidos y, finalmente, en 1566, se prohibió su funcionamiento, junto con los restantes baños del Marquesado del Zenete.
Según describe José Carlos Rivas, constituyen un ejemplo típico de baño público rural, de pequeñas dimensiones y de estructura muy sencilla. Están constituidos por 3 naves paralelas y contiguas, de planta rectangular y orientadas de este a oeste. Un manantial situado a unos centenares de metros de los baños, conocido como Fuente del Tiro, los abastecía de agua.
 Los muros del baño son de mampostería, pizarra, unidas con mortero de cal y arena. Las bóvedas son de medio cañón de ladrillos. Las lumbreras cuadradas daban luz a las habitaciones. El baño tenía vestuario, habitación fría, templada y caliente, pilas para bañarse y caldera para calentar el agua, además del horno y la leñera.
PAISAJE, CASTAÑOS, POSADAS. Dicen que el nombre del pueblo significa casa - convento y posada , lo que ya nos da idea de que siempre los aldeireños han sabido recibir al viajero Gentes que llegaban de la Ragua o de la ruta del levante. En conjunto siempre hubo bueno para comer en esta tierra de bonitos paisajes, propicia a los castaños, que integran algunos de sus platos atávicos, a la vez que las inefables almendras que se producen en las colinas y laderas de los montes que bajan hasta el valle. Tiene una vega regada por los ríos Benejar y Benabre, donde cultivan las hortalizas que se ayuntan a los frutales que serán conservados tanto en almíbar como en confituras para su consumo a través del año.
Las chacinas son caseras y los lomos se pueden guisar así. Lomo con castañas y ciruelas. 3/4 de lomo de caña en un trozo. 8 ciruelas pasas. 8 castañas. Harina. Aceite de oliva virgen extra, Pimienta. 1/2 litro de caldo de gallina, 1/2 taza de brandy, y sal. Elaboración Se coge el lomo y salpimentar. Bridar y en una placa de horno poner un poco de aceite y agua al horno 1/2 hora, mojándolo de vez en cuando. Una vez está hecho, se desembrida y se corta en rodajas finas. Mientras, hacer una salsa con aceite, dos cucharas de harina y flambear con el brandy. Añadimos el caldo de ave cuando hierva con las ciruelas y las castañas (peladas y hervidas), lo dejamos al fuego 15 minutos. Se echa esta salsa al lomo por encima y calentamos al horno.
La población de Aldeire vive intensamente varios festejos a lo largo del año. Así, los primeros en celebrarse son los dedicados a San Marcos el 25 de Abril. Estos se remontan a los años de la repoblación cristiana. En esta fecha se elaboran una gran cantidad de roscas que son bendecidas y repartidas por el pueblo. El 30 de Mayo se celebra la festividad de la patrona de la villa, la Virgen del Rosario. A mediados de agosto y en honor a San Roque tienen lugar otras fiestas, en las cuales se rememora el auto sacramental de los Moros y Cristianos. Este acto social pone de manifiesto un proceso expresivo de comunicación que afianza las raices aldeireñas. Tambien se celebrá la festividad de San Francisco, el 4 de Octubre.
Sin duda alguna,en la agenda de lugares a visitar,escriba el nombre de Aldeire,un lugar donde la serenidad se detuvo a respirar.

1 comentario:

  1. Sin duda es un lugar que invita a descansar y a respirar. Mi familia es de allí y yo sólo tengo buenos recuerdos y buenas palabras para este "hogar". Muchas gracias por dedicarle esas palabras y ese cariño.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...