Páginas vistas en total

sábado, 2 de marzo de 2013

OBJETOS COTIDIANOS: EL PARAGUAS

El paraguas es ese objeto extraño que cuando lo sacas de casa no te hace falta… y que cuando se te olvida te cae un chaparrón…
Aunque pensemos que es cosa de nuestros dias… nada más lejos de la realidad…. el paraguas tiene mas de 3.400 años de existencia… y se originó en Mesopotamia…aunque en un principio su finalidad no era la de proteger de la lluvia… sino del sol, era una extención del abanico y otorgaba un rango de distinción dentro de la sociedad….
En el 1200 a d C llevar paraguas o parasol ya habia obtenido un significado religioso. Se creía que la boveda celeste estaba formado por el cuerpo de la diosa Nut, con las estrellas incrustadas en su vientre… . Los paraguas y parasoles empezaron a ser su representación en la tierra… y solo podían cubrir las cabezas de los nobles…
Hay una leyenda China que sitúa el origen del paraguas en el siglo IX a de C… pero es un poco larga… trata de dos hermanos a los que les sorprendió la lluvia a mitad del camino…..el paraguas fue inventado por Lu Mei, una joven que había retado a su hermano a idear algo que les protegiese de la lluvia. En una noche, Lu Mei construyó un bastón del que pendían 32 varillas de bambú cubiertas de tela… y ganó a su hermano… pero la leyenda es muy bonita…. recomiendo leerla
"La belleza del paisaje del Lago del Oeste atrajo al famoso carpintero Lu Ban y a su hermana Lu Mei. Fueron desde la provincia de Shandong a visitarlo. 
Un día salieron a pasear por la orilla del lago. De pronto, se levantó un viento muy fuerte que provocó grandes olas y se desencadenó la lluvia de primavera. Como no tenían nada para protegerse de la lluvia buscaron refugio bajo un gran árbol. Pero fue inútil. Al rato estaban totalmente empapados.-¿
-Hermano, cómo es que si tú eres un experto carpintero no tenemos nada con qué protegernos del agua? Se me ocurre algo. ¿ Qué te parece si tú y yo, cada uno por su lado, inventamos algo para que los que vengan a contemplar la belleza del lago no teman a la lluvia? ¿Tienes el coraje de medirte conmigo?- desafió Lu Mei riendo.
-Claro que lo tengo- contestó pausadamente Lu Ban-. Pero debemos ponernos un plazo. Una sola noche, ¿de acuerdo?- propuso con petulante sonrisa.
-Está bien. De acuerdo, hasta el primer canto del gallo- dijo Lu Mei.
De inmediato, los dos hermanos, cada uno por su lado, se pusieron manos a la obra. Lu Ban cepilló, esculpió y erigió cuatro columnas pintadas de rojo a la orilla del lago. Luego, sobre las columnas, puso un techo cuadrado y en cada punta una campanita de bronce. Así concluyó de construir un quiosco cuadrangular. “Ahora sí, aunque caiga un diluvio uno podrá contemplar el paisaje sin mojarse”, se dijo muy contento Li Ban.
Al rato, un gallo cantó. La aurora iluminó el radiante colorido del quiosco. Lu Ban, sentado bajo su quiosco, muy alegre, pensó: Lu Mei, lo siento mucho pero creo que la victoria es mía.
Súbitamente, algo apareció frente a él. Era como si un hermoso pavo real saliera a su encuentro con su esplendorosa cola desplegada. Cuando clavó los ojos en esa cosa tan extraña vio que era algo que su hermana traía en la mano. Esa cosa parecía un quiosco con un techo de treinta y dos puntitas sostenidas por una sola columna. Sobre estas treinta y dos puntitas había una tela tendida con bordados de ave fénix y peonías. Del extremo de cada puntita pendía una borla de seda amarilla.
Lu Ban, perplejo, miró detenidamente esta maravilla: era un bastón que sostenía treinta y dos largas varillas de bambú y otras tantas cortas; apretando un botón, se abría y cerraba libremente. ¡Qué linda cosa! ¡Tan ligera, ingeniosa y bonita!
- Hermano, en sólo una noche has levantado un quiosco maravilloso, mientras que yo sólo he podido hacer “medio quiosco”. Pero debes saber que este “medio quiosco” sobrepasa a miles de los que puedas construir. Mira, bajo la lluvia, con esto, yo puedo pasear por toda la orilla del lago sin mojarme -dijo Lu Mei.
- Sí, mi buena hermana, tienes razón- reconoció Lu Ban. A partir de entonces, Lu Ban respetó mucho a Lu Mei, a la que consultaba todo."
En un principio los paraguas y parasoles solo eran utilizados por las mujeres y los griegos escribieron numerosas odas para burlarse de los hombres que los utilizaban. Las mujeres tenian su fiesta del Parasol, anual donde se rendía homenaje a los dioses.
Las romanas fueron las que empezaron a impermeabilizar las sombrillas untandolas con aceite para protegerse de la fina lluvia que caía cuando presenciaban espectaculos en el anfiteatro…. algo que cabreaba a los hombres… porque dificultaba su visión. Despues de muchos debates sobre el uso o no del paraguas en actos públicos en emperador Dominicano, legisló en favor de las mujeres en el siglo I d C.
Durante siglos… muchos… muchos siglos… el paraguas y el parasol se mantuvo como uso exclusivo femenino…. recuerden esas peliculas en las que las mujeres “jugueteaban” con las sombrillas para coquetear….
En el siglo XVIII la costumbre se extendió por Europa y despues por América… Pero hasta 1700 a los hombres solo se le “permitía” usa sombrero para guarecerse de la lluvia y claro , se quedaban calados hasta los huesos, pero pobre del que intentase usar un paraguas o algo parecido.
Fue un comerciante británico el que popularizó el uso del paraguas entre los hombres. Su nombre Jonas Hanway…despues de soportar numerosas humillaciones , pero como el que la sigue , la consigue…
Como habia amasado una fortuna comerciando con Extremo Oriente y Rusia, el hombre se retiró a los 38 años… para dedicarse a disfrutar de la vida y a la creación de sociedades benéficas…. y a popularizar el paraguas …
Desde 1750 Hanway salia a la calle con paraguas, tanto si llovia como si no, y consiguió atraer la atención….. la “golfería” se reía de él y los antiguos clientes le miraban con desconfianza… y los cocheros…. si si, los de los coches de caballos … que veían peligrar su negocio se acercaban a él y le salpicaban con el barro de la calle…
Con el tiempo, los hombres se dieron cuenta que era más barato comprar un paraguas que alquilar un coche cada vez que llovía…
 En 178 Hanway murió con la satisfacción de ver como los caballeros britanicos lucian orgullosos sus paraguas que incluso llamaban hanway.
Pasaron los años y a principios del siglo XIX paraguas solían ser de madera o hueso y la tela era de alpaca o de lona engrasada.
Poco despues se utilizaron telas más suaves para volverlos más ligeros, que con los años fueron reemplazadas por materiales de uso común , como el algodón, el nylon y el plástico.
En 1852 el inglés Samuel Fox inventó las varillas de acero, las cuales hicieron más resistentes los paraguas y su mecanismo de cierre… se dice que para facilitar su uso, pero yo a veces lo dudo… ¿ o es que acaso tu no te has dejado los dedos intentando abrir y cerrar uno?
De todos modos es verdad que los paraguas ha evolucionado… al menos un poco si tenemos en cuenta que los del siglo XVIII pesaban unos 4 kilos…. ahora los puedes llevar en el bolso
De todos modos, con paraguas o sin él… con viento o sin viento todos nos mojamos bajo la lluvia…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...