Páginas vistas en total

lunes, 18 de febrero de 2013

CA' DARIO, LA CASA QUE MATA

Fantasmas o no, el palacio Ca´Dario – que al igual que la Torre de Pisa, se encuentra inclinado – tiene una historia trágica detrás de su fachada de piedra de Istría que se asoma al Canal Grande.
Ser propietario acaba por llevar a la muerte a su comprador, y esto es así desde 1487. Ca´Dario – la casa que mata - se llama así por los venecianos debido a su historia.
Marieta, la primera dueña e hija de Giovanni Darío (primer dueño), murió en el siglo XV junto a su esposo Vincenzo Barbaro en la pobreza más absoluta viviendo en esa casa. Tras esta muerte pasó a manos de la familia Barbaro, que perdió a uno de sus herederos asesinado en Candia.
Su siguiente propietario tampoco tuvo mucha suerte. El siguiente en la lista de compradores fue el rico comerciante de piedras preciosas Arbit Abdoll, que perdió toda su fortuna en diamantes poco después de comprar la casa.
A mediados del siglo XIX, Ca’ Dario presenció en un breve espacio de tiempo el doble suicidio del inglés Radon Brown y de su inquilino, después de que se supiera que ambos eran homosexuales y pareja, con el consiguiente escándalo. Con la muerte de Brown, Charles Briggs, también estadounidense y homosexual, compro la casa pero al conocer la historia anterior decidió marcharse a Méjico escapando de las habladurías junto con su amante, que se suicidó.
Tras ellos, el famoso tenor Mario Del Mónaco sufrió un accidente con su coche mientras se dirigía a Venecia para cerrar la compra del Palacio.
En 1970 murió asesinado en Londres el ex amante y asesino del propietario del momento, el Conde Filippo Giordano delle Lanze. Raoul, un marinero serbio de 18 años abrió la cabeza con una estatua de bronce – en Ca´Dario- al Conde, con el que mantenía una relación. Escapo a Londres, donde fue asesinado.
Pese a todo lo ocurrido, Christopher Lambert (no el actor), el mánager del grupo The Who, decidió comprarla y poco después se cayó por las escaleras de la casa londinense de su madre, muriendo.
 El siguiente fue el italiano Fabricio Ferrari (rico empresario) que después de comprar la casa murió endeudado en un accidente de coche.
Y por último el magnate italiano Raoul Gardini, quien fue además propietario del famoso barco de vela Moro di Venezia, que se suicidó en 1993 de un disparo, envuelto en el escándalo del proceso de corrupción Manos Limpias.

Actualmente un rico norteamericano se ha hecho con ella y quién sabe si con la maldición, por ocho millones de euros. Lo pagará caro?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...