Páginas vistas en total

domingo, 27 de enero de 2013

LOS JUEGOS DE MI INFANCIA: CHURRO PICO TERNA

Este era el nombre de uno de mis juegos de patio preferidos y al que pasábamos horas jugando.Muy antiguo e internacional, típico de los recreos en los patios de colegio, que ha trascendido en el tiempo y cuyo origen se desconoce. Existen representaciones pictóricas ya en el siglo XVI realizadas en Flandes.
Alcanzó su máximo auge en los años 60 y 70 y hoy en día también se practica, sobretodo en zonas rurales. Debido a la contundencia de los saltos y a la posición que adopta el equipo que amaga, este juego no queda exento de polémica y cada vez son más sus detractores. Es curioso como paralelamente al mismo conviven ciertas leyendas urbanas sobre jugadores que sufrieron lesiones de columna. Aún así, sigue persistiendo y entreteniendo en lugares de todo el mundo. Se puede jugar en cualquier sitio que permita estar sentado a la madre y de unos 20 metros para que pueda formar el churro y que permita a los jugadores correr para saltar.Se puede jugar a partir de 6 jugadores mas la madre, sin limite máximo, cuanto mas gente, mas divertido, siendo lo ideal 10 o 12 jugadores.
El juego se inicia dividiendo a los participantes en dos bandos de igual número de jugadores cada uno, formados por elección alternativa de dos de los más destacados. A continuación se designará cuál de los bandos adopta la situación inicial más ventajosa, siguiendo alguno de los modos más utilizados: a cara o cruz, a pares o nones, a pies, etcétera. Los jugadores del bando que "la paga" se colocarán agachados, de manera que el primero apoye sus manos y la cabeza sobre uno que no juegue, situado de espaldas a una pared o sentado en un banco, y que recibe el nombre de "madre"; los demás adoptarán la misma postura de "burro", poniendo la cabeza entre las piernas del compañero que le precede y sujetándose con las manos en las piernas del mismo. Los componentes del equipo que amaga doblan el cuerpo por la cintura y se agarran sucesivamente formando un tren a modo de poyete humano. Los jugadores del equipo saltador, saltan de uno en uno sobre los compañeros del equipo contrario. Cuando se produce un cambio de turno, los equipos se intercambian los papeles.
En cada equipo se elige un jefe, que será el encargado de tomar las decisiones. Éste será la "madre". Se sortea cuál de los dos equipos comenzará saltando. El primer saltador toma carrerilla e intenta llegar lo más cerca posible del que hace de almohadilla para dejar el máximo de espacio a sus compañeros. El resto va saltando sucesivamente, buscando siempre el máximo de equilibrio. A la vez que saltan pueden gritar "Churro, Pico, Terna" acompañado del número de saltador. Una vez que se salta, no vale avanzar. Si alguno de los que salta acaba apoyándose en el suelo, el turno de salto pasa al equipo que amaga. Y si alguno de los que amagan no resiste el peso, se inicia de nuevo el turno de salto. Si ninguno de los dos equipos cae, la madre de los que saltan, generalmente el primero, preguntará: "¿Churro, Pico o Terna?", a la vez que le enseña al almohadilla uno de los gestos.
La madre del equipo que amaga responde con una de las tres opciones. Si acierta, su equipo pasa a saltar y el otro a amagar; si falla, comienza un nuevo turno de saltos, manteniéndose los mismos roles en los equipos. Existen varias reglas generalizadas que todavía no hemos señalado; una es que los saltadores deben permanecer en la misma posición de caída, sin moverse; otra, que tampoco pueden tocar el suelo. Si se incumple cualquiera de estas reglas se invierten las situaciones de juego. Por el contrario, si el "churro" formado por los "burros" se parte o se hunde, vuelven a "pagarla".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...