Páginas vistas en total

domingo, 18 de enero de 2015

¿ EL VERDADERO JACK EL DESTRIPADOR ?

La identidad de "Jack el Destripador" era hasta ahora uno de los misterios más grandes de todos los tiempos, un rompecabezas que desconcertó a investigadores por más de un siglo y que dio origen a películas e innumerables teorías, unas verosímiles y otras no tanto.
Ha pasado más de un siglo desde que un hombre sembró el terror en las calles de Londres arrancando las vísceras y las entrañas a cinco prostitutas. Sin embargo, y a pesar de que se ha hecho famoso en el mundo entero por su nombre, la verdadera identidad de Jack el Destripador» ha sido desde siempre un misterio que se ha intentado resolver en decenas de ocasiones sin éxito. Y es que, si por algo se ha caracterizado este asesino es por ser escurridizo incluso después de muerto.
Pero el periódico inglés Daily Mail reveló la verdadera identidad de uno de los asesinos más famosos del mundo, responsable de al menos cinco crímenes en Whitechapel, en el este de Londres, durante el otoño de 1888.
A día de hoy existen más de un centenar de teorías que inculpan a otros tantos sospechosos. Entre ellos destacan las que apuntan a miembros de la familia real británica, abogados, cirujanos e, incluso, una mujer acaudalada. No obstante, un investigador británico llamado Russell Edwards acaba de aportar su granito de arena para tratar de dar credibilidad a una posibilidad que ya se barajaba allá por el siglo XIX. Ésta, afirmaba que el asesino era un joven polaco llamado Aaron Kosminski.
Pruebas de laboratorio demostraron cuál de los seis sospechosos a los que históricamente se creyó que podrían ser "Jack", fue el verdadero homicida. Un chal encontrado en el cuerpo de Catalina Eddowes, una de las víctimas, fue analizado y se encontró que contenía restos de la sangre, así como el ADN, del asesino.
Según afirma el inglés, esta prenda fue recogida del cadáver de la joven por un sargento de Scotland Yard llamado Amos Simpson.
Al parece, el sargento regaló el chal a su mujer que, al verlo manchado de sangre, se negó a ponérselo. Por ello, la prenda fue pasando de generación en generación hasta que fue adquirida por Edwards en 2007 durante una subasta en Bury St. Edmunds, en el condado inglés de Suffolk.. Una vez que lo tuvo en sus manos, el escritor decidió enviarlo al profesor de biología molecular Jari Louhelainen, de la universidad John Moores de Liverpool, para que examinara minuciosamente los restos que pudiera haber en el.
El Dr. Louhelainen fue capaz de extraer el ADN después de 126 años, y a partir del material compararlo con el ADN de los descendientes de Eddowes y el sospechoso, comprobando una combinación perfecta con la del posible autor del crimen.
Tras hacer múltiples pruebas al chal, el profesor determinó que había dos tipos de sangre en él, además de restos de semen. Una vez halladas estas pistas, Edwards y su socio científico compararon las muestras encontradas en el rebozo con las de descendientes del supuesto asesino y la ocasional prostituta. Las pruebas fueron concluyentes: en la prenda había restos pertenecientes a Catherine Eddowes y a Aaron Kosminski, un joven polaco de 23 años que fue acusado durante la investigación realizada en el SXIX pero que quedó libre debido a la escasez de pruebas
Según afirman actualmente los archivos de Scotland Yard (los cuales pueden visitarse parcialmente en su página web) Aaron Kosminski fue uno de los principales sospechosos de haber asesinado a las prostitutas en el barrio de Whitechapel (ubicado al este de Londres). Afectado por severos problemas mentales, este judío emigró desde Polonia (su tierra natal) en 1881 hasta Gran Bretaña, donde consiguió trabajo como peluquero, una casa y un porvenir bastante aceptable.
Kosminski contaba 23 veranos a sus espaldas cuando Jack el Destripador empezó a aterrorizar a los ciudadanos británicos. Tras los primeros asesinantos, no tardó en ser acusado por sir Melville Macnaghten (uno de los investigadores de la Policía Metropolitana Londinese -la cual, posteriormente, fue llamada Scotland Yard-) por su gran animadversión a las mujeres. Sin embargo, no se pudo demostrar su relación con el caso debido a que fue ingresado en 1891 en un psiquiátrico donde, años después, se acabaría suicidando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...